martes, 10 de noviembre de 2015

Proyecto ASPACE: Calidad de vida: construyendo un futuro centrado en la persona


Hoy quiero escribir sobre un proyecto en el que he tenido la suerte de participar, pero no sobre el proyecto en sí, si no en lo que me ha aportado y ha enseñado el haber trabajado en él.
Lo primero, haber conocido a gente increíble, con diversidad funcional y sin ella, pero todos con unas virtudes admirables, y de los que me llevo una experiencia personal muy gratificante.
Y algunas de las cosas que he aprendido en estos dos meses, y que seguro me ayudaran a nivel personal, en mi experiencia de madre  de un niño con PCI, es que:

  • Debo escuchar en todo momento a mi hijo, tener en cuenta sus inquietudes, sus deseos, sus sueños. Debo apoyarle en aquello que necesite en cada momento, y que este apoyo puede variar a lo largo de su vida y en función de sus necesidades.
  • Que físicamente podemos ser diferentes, con más o menos limitaciones para hacer algunas cosas, pero todos tenemos vivencias que nos afectan por igual, nos hacen reír, nos hacen llorar, nos enfadan, nos incomodan, nos hacen sentirnos felices, en definitiva en lo verdaderamente importante, TODOS SOMOS IGUALES.
  • Que detrás de una silla de ruedas, un andador, unas férulas, un aparato de oxigeno hay personas maravillosas que tienen mucho que aportar.
  • Que la felicidad y el bienestar personal, está por encima de las apariencias y estereotipos.
  • Que el darnos la oportunidad de conocer a todas las personas es el mejor regalo que podemos hacernos, y solo si lo hacemos, nos daremos cuenta de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario