miércoles, 23 de octubre de 2013

Dani no siempre avanza

No sabemos si es porque esta creciendo o simplemente porque necesita algo más, ya que lo que hace en este momento le mantiene para no estar peor. Esto es lo que ha hecho que empecemos a buscar.  
Y entre muchas terapias nos hemos encontrado "de nuevo" con ABR. Y digo de nuevo, porque descubrí esta terapia cuando Dani tenia creo que 3 años, pero en aquel momento, aunque me llamo la atención, no lo contemplamos como opción.
Bien pues, justo en el momento en el que estamos en la parte baja de la montaña rusa de emociones, y viendo como Dani a penas inmóvil pierde el equilibrio y se cae varias veces, justo ahora que decidimos buscar algo más, aparece por ¿casualidad? ABR en nuestras vidas. Y como quien me conocéis, sabéis que pienso que las cosas siempre pasan por algo, nos embarcamos en hacer el curso de ABR en enero e incluir los ejercicios en nuestra rutina diaria.
Muchos pensaran que es una locura, que no es necesario porque Dani hace mil cosas, pero os aseguro que aunque nosotros veamos la evolución positiva de Dani, detectamos perfectamente cuando los avances son tan mínimos que resulta inquietante. Inquietante porque vamos contra el reloj de la edad, de su desarrollo, y cuanto más se consiga ahora mejor.
No puedo explicaros bien la teoría de ABR, para eso es mejor asistir a las charlas de ABR que dan en octubre, enero y mayo, cuando vienen también a dar los cursos a España. Solo puedo deciros que me pareció un método lógico, con sentido, y esto, unido a los cambios en niños que hacían ABR y que nos mostraron en fotografías, nos convenció para intentarlo.
ABR es un método que trabaja sobre la fascia, la fascia es un tejido conectivo muy resistente que se extiende por todo el cuerpo como una red tridimensional. Este método se basa en ejercicios de presión que intervienen en la fascia y como consecuencia en la estructura de cuerpo. Como resultados se mejora la capacidad respiratoria, cosa bastante afectada en estos niños, ya que el hecho de no tener a penas movilidad, o la que tendrían sin ningún problema, hace que su capacidad torácica sea menor. También se consigue mejorar la estructura del tronco, y una vez conseguido eso, se mejora el movimiento del resto de miembros.
En los ejercicios, el niño es pasivo, salvo en dos de ellos, de hecho he hablado con algún padre cuya hija esta leyendo, viendo la tele o jugando a la Tablet.
El curso se lo dan a los padres y dura dos días, el primer día valoran al niño, y en función de sus necesidades hacen el programa de ejercicios que adecuan a los horarios de la familia. El segundo día es practicar los ejercicios pautados.
No sé si a Dani le funcionará, pero además de que creo que es momento de hacer algo más, no quiero quedarme con la duda y pensar el día de mañana si hubiera mejorado algo con ABR.
Deseo de corazón poder contar, dentro de unos meses, que realmente hemos visto un gran cambio en él.

http://abrhispano.blogspot.com.es/p/video-de-abr.html

2 comentarios:

  1. BIenvenidos a la cada vez más grande familia ABR en España.

    ResponderEliminar